¿Qué coberturas debe tener la póliza para vivienda?

¿Qué coberturas debe tener la póliza para vivienda?

Sin duda alguna, invertir en un domicilio propio es el mejor premio al esfuerzo y trabajo de una vida. Es la forma de tener un espacio propio que entregue seguridad y tranquilidad a las familias. Y al ser el fruto de este esfuerzo, lo mejor siempre es cuidarlo y protegerlo. Porque los imprevistos pueden suceder en cualquier momento y nadie está exento de que le pasen. Asegurar tu hogar es una gran forma de protegerlo, por eso te contamos qué coberturas debe tener la póliza para tu vivienda.

A la hora de contratar un seguro para tu hogar, hay varios factores a tener en cuenta, más allá del precio. Las coberturas serán de gran importancia cuando llegue el momento de afrontar un siniestro en el domicilio. Así, se puede evitar inconvenientes con desembolsos inesperados y que pueden afectar a la economía del hogar.

Es por eso que, como un principio, es importante tener muy claro lo que se va a asegurar. Posteriormente, es bueno comparar entre todas las ofertas para elegir la mejor relación calidad-precio.

Coberturas que debe tener la póliza para tu hogar

Las diferentes ofertas de seguros para tu hogar incluyen muchos beneficios y coberturas, sin embargo, lo más recomendable, es que por lo menos se cubran los siguientes aspectos:

1. Repaso al contenido: Un seguro de hogar debe cubrir los daños de la vivienda en sí, pero también el contenido como muebles, electrodomésticos o joyas. Además, se debe realizar una valoración correcta de los enseres, para determinar la prima a pagar por la póliza.

2. Responsabilidad Civil: Cualquier seguro de hogar debe tener un amplía cobertura de Responsabilidad Civil, para cubrir indemnizaciones o daños que se puedan provocar a otras personas. Por ejemplo, con una gotera que causemos a nuestros vecinos o los daños causados por un incendio.

3. Daños posibles: Es muy recomendable asegurar el hogar ante daños comunes y que conllevan importantes gastos. Estos pueden ser los causados por el agua, goteras o inundaciones, por ejemplo; o por las roturas de cristales, sanitarios o baldosas.

4. Preparados ante el robo: El seguro contratado debe contar con la cobertura de robo y hurto, tanto dentro como fuera del hogar. Se pueden incluir límites amplios en cuanto a efectos personales, como también con respecto a tarjetas de crédito y dinero en efectivo.

5. Servicios extra: Cada vez es más frecuente que las aseguradoras incluyan en sus seguros de hogar servicios de valor añadido. Estos pueden ser la asistencia informática, la reparación de electrodomésticos o los servicios varios. Algunas compañías las incluyen sin ningún coste adicional para el cliente.

0 Comments

Post a comment

Your email address will not be published